Un año antes de la boda

Un año antes de la boda

Un Sagrado Corazón, algo marujo, vigila la verja  del recinto al que  acuden  los novios dispuestos a realizar su reportaje, un año antes de la boda en ese suelo sagrado

Y hoy, no sé por qué, mi memoria se ha perdido entre los  templos de dioses extraños e inquietantes, de La Perla de Oriente a la que tod@s llaman la gran Shanghai. Me ha llevado hasta una calle amplia y con estilo, a donde el ruido del tráfico y el bullicio de la gente no se atreven a entrar. Tal vez sea por el silencio enamorado de la bella y sencilla catedral de San Ignacio, que se mantiene al pie del cañón con su cruz rozando el cielo y presidiendo la fachada un Sagrado Corazón, algo marujo, que vigila la verja  del recinto al que  acuden  los fotógrafos con sus parejas de novios dispuestos a realizar su reportaje, un año antes de la boda en ese suelo sagrado ¡Algo curioso!

Boda en Shanghai, un año antes

Y es que no dejan de ser algo infantiles por muy adultos que sean y acaban excogiendo decorados como este lugar de oración, de imágenes de rostros aquerubinados y  feligreses coreando canciones de mi infancia, que  hicieron despertar en  la memoria esa famosa y emocionante película de Los Niños del Coro, a la vez que me transportaban a los años cincuenta y sesenta cuando las feligresas teníamos que cubrir nuestras cabezas con un velo para entrar en la iglesia, porque ellas aún lo hacen así…  Veo sin proponérmelo las ramas de un árbol adornado con frutas y flores de plástico y esa Virgen de Fátima resguardada en la pequeña rocalla de una Santa Bernardette con cara de muñeca y acompañada de un borrego blanco como sacado de un anuncio de detergentes. Todo tan infantil, tan ingenuo, que mi neurona debe hacer un esfuerzo para no volar a la niñez y cambiar el escenario de piel amarilla por negra.
Y hoy, no se cómo, el recuerdo de La Gran Dama me ha llevado a ese tiempo de pupitres de madera, pluma, tintero y secante… No sé cómo la china milenaria ha podido transportarme hasta el corazón de África ¡Cosas de mi neurona!


Dónde puedes encontrar mis libros:

(Haz clic sobre Casa del Libro, Amazon o Uno Editorial, e irás directo a la tienda)


La sombra del Egombe-Egombe:
CASA DEL LIBRO
AMAZON
UNO EDITORIAL
La escribidora (los relatos dormidos):
CASA DEL LIBRO
AMAZON
UNO EDITORIAL

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.