Uno parece de las SS alemana

Uno parece de las ss alemana

“Te diré que me he encontrado con una España fría y hambrienta, en donde más de uno parece de las SS alemana”


Sopelana, 26 de abril 1946

Querida Sarita:

Ayer por la mañana llegó el barco a Bilbao, por tal motivo tuve que pasar el día allí, a fin de recoger y arreglar mis cosas. Yo me encuentro sin poder quitarme el dichoso catarro y más que nada es debido que, hasta la fecha, no he dejado de andar de un lado para otro, tengo tan mala cara que parezco uno de las S.S. alemana. Te diré que esto de los viajes es una verdadera calamidad, en lo que afecta al equipaje. Creo recordarás, metieron en Bata un baúl mío y el café en bodega. Pues bien, el baúl que iba completamente cerrado con sus dos cerrojos y la cuerda, lo recibí en la aduana con ellos abiertos y la cuerda hecha una birria. Todo el azúcar tirado; uno de los sacos de café con tan solo cuatro o cinco kilos y el otro evaporado. Dicen que seguramente en Coruña o Gijón se extravió. En resumidas cuentas, que con todo lo que me ha pasado y a otros también, cuando tenga, o mejor dicho, cuando tengamos que volver por esta, lo haremos con lo estrictamente necesario.
Todavía está haciendo frío por aquí. Estando ya a mediados de mayo, aún anda la gente anda con sus gabardinas y si para ellos está el tiempo malo, te puedes figurar lo que será para nosotros que venimos de esas tierras.
Repitiéndote lo que creo que te he dicho en otras, te diré que cada día me doy más cuenta de lo malísima que está la vida en España. Es algo que no te puedes imaginar: se ve hambre por todas partes. Aquí en Bilbao tal vez sea de las peores zonas. Mi familia en esta, gracias a que son medio de campo, nada les falta y viven por ello desahogadamente. Tienen vacas (leche de sobra), gallinas ( huevos en abundancia), muchos conejos, además de la huerta. Si no es por todo esto, con la paga de mi hermano se iban a ver negros para vivir. La vida en todas partes está carisima, pero donde es imposible es en Cataluña, de esto te hablo con conocimiento de causa ya que he estado allí unos días, la carne de cordero se vende a 50 ptas. el kg, las patatas a doce y el pan a diecinueve.
Te puedes figurar lo que es, con lo que anteriormente te digo. Con todas estas cosas no ves más que preocupaciones en todo el mundo. No obstante la cosa tienen tendencia a arreglarse mucho debido a la buena cosecha de toda clase de frutos que vienen este año.
Nada más Sarita, saludos a los tuyos, Trapero y Ortega. Tú recibe todo el cariño de este que mucho te quiere y aún cuando te parezca raro solo piensa en ti.
Ángel
P D Esta foto me la hicieron en el barco y como ya te comenté más arriba, a pesar de que parezco uno de las S.S. alemana, quiero que la tengas asi te reirás un poco de mi.

 


Dónde puedes encontrar mis libros:

(Haz clic sobre Casa del Libro, Amazon o Uno Editorial, e irás directo a la tienda)


La sombra del Egombe-Egombe:
CASA DEL LIBRO
AMAZON
UNO EDITORIAL
La escribidora (los relatos dormidos):
CASA DEL LIBRO
AMAZON
UNO EDITORIAL

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.