Nov 012013
 

DSC04602

He vuelto de llevar a “la Bella Sara o la Escopetilla”,como queráis llamarla, a “cumplir con los muertos”, como dice ella,aunque a mi me gusta más decir: a recordar a los dormidos,porque le da una pìncelada de alegria,y te hace pensar que aquellos que quisiste;que te importaron en esta vida, en algún momento aparecerán al torcer la esquina,o en aquel café en donde tantas horas pasamos hablando de una cosa y de la otra. Estaba en su salsa ,”la Bella Sara”,entre velitas bombilleras,y la voz amodorrada y cansina de la señora que rezaba el rosario rodeada de de las sempiternas beatas que rivalizan por una palabra,o una sonrisa del señor cura,aunque el pobre no esté “pa” trotes,y solo tenga dos cruzadas en su vida: Dios nuestro Señor ,y un buen tazón de chocolate con churros.
Santa María Madre de Dios…-y “la Bella Sara” seguia danzando por toda la iglesia,porque no encontraba a la Virgen del Pilar,para poner a sus pies las monedas que encenderían las velitas bombilleras- Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo…- Y a “la Bella Sara” se la oia casi tanto, como a la rezadora adormilada y cansina,queriendo que alguien le cambiara dos euros por monedas de veinte céntimos:
-¡Callate por Dios! Que estás como una tapia,y no te das cuenta de que la gente no puede seguir el rosario,porque solo se te escucha a ti- le digo bajito
-¡Que me dices! ¡Ay! no seas pesada que no tengo monedas de veinte centimos,y no encuentro a la Virgen del Pilar! -se lamenta dando vueltas como un trompo.
– A quí detrás tienes al Sagrado Corazón,y aunque pone que son veinte cent…- Se marcha sin escuchar lo que le digo,volviendo la burra a los trigos.-yo no la conozco…no la conozco…-me digo vergonzadisima porque en esos momentos era la protagonista de la casa del Señor,que si hubier estado allí en carne y hueso,el mismo le habría cambiado los dos euros por monedas de veinte céntimos, con tal de que volviera al redil de la última fila y se estuviera, cuanto menos quietecita.¡Por fin! tras desconcertar a la parroquia,vuelve al sitio,desgranando a voz en grito los Ave María,Glorias,y Padres Nuestros,que la rezadora adormilada y cansina seguía salmodiando a su ritmo,que no era precisamente a la pastilla que iba “la Bella Sara”.
-¿ No ves que vas dos pueblos por delante de los demas? Cuando tu has acabado,ellos aún no han llegado al “Santa María”…Ni puñetero caso.
– ¿Nos quedamos a la misa?
-Pero si ya has seguido una por la tele esta mañana…Decide ¿O la misa o el chocolate con churros en el “Avanti”?
-Ahora que lo dices,esta mañana escuché misa,por cierto que no entendia nada de nada porque no estaba en español…
Y salimos dejando a la iglesia sumida en la Paz del Señor,y con el alivio de los feligreses,al perder de vista a “la Bella Sara”.
Ay “Bella Sara,Bella Sara”…El año que viene ,si Dios quiere que aún estés trotando por este mundo,no te quepa duda de que llevaré cambio!!!


  2 Responses to “¡Velitas bombilleras!”

  1. Señora Gudea, hacia algun tiempo que no me asomaba por su isla de las Orquideas, a ver cuando nos tomamos un infusión de las suyas, Un abrazo para toda la familia.

    • Gracis por la visita,lo cierto es que una se metió en su nido sin avisar a las tantas de la madrugada,pero como era un rato tarde decidí no despertARLE ¡jA,JA,JA! PARECE QUE TENEMOS TELEPATÍA.Un brazo de esos que cortan la respiración para usted, y ese encanto de señora que tiene ¡Muak!

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>