Sep 292010
 



Me he pasado unos días sin darle a la tecla, y no por falta de ganas, eso ya lo sabéis, el motivo no es otro que el de “falta de ordenata que llevarme a los dedos”, cualquier día rompo la hucha y me regalo un portátil, con un módem “Uesebe” de color rosa con lunares verdes ¡toma ya! que una está “mu jarta” de que su consorte no le deje manosear el suyo, cuando sale una pa darse un paseito por el mundo ¡pues no se da postín el señor! con eso de que es el del curro. Y la culpa de todo esto la tiene mis hijos que me han echado una fama de “rompecosas” que menuda tela, y el caso es que una no sabe el motivo de esa fama…bueno creo que es por culpa de los móviles, unos fueron a parar al interior de la taza del w.c., otros simplemente sucumbieron a base de golpes, y es que como soy dura de oído, me los guardaba en la pechera para no perder ni una llamada, y me olvidaba de ellos pasando a mejor vida al caer al suelo cada vez que me agachaba: ya no lo hago ¡lo juro por el saxo de Lisa! ahora los dejo olvidados en la mesa de alguna que otra área de servicio de esas carreteras de Dios en la que a veces aparece el diablo con cuatro ruedas y un zumbado sobre ellas.Y he estado días si; días alejada de esta ventana que ya sabéis forma parte de mi vida. Y en este tiempo, he vivido casi de todo un poco, como el bautizo de mis nietas pequeñas, esas dos rubias que salen en el lateral del blog, con la cara llena de pintura: mi abuela Sara, la madre de la “bella Sara”, tenía la costumbre de referirse a los infantes sin bautizar como: “aún son moros”, y cuando acababa el cura de bañar sus tiernas cabecitas con el agua de la pila bautismal, entonces soltaba, junto a un profundo suspiro, y los ojos clavados en la testa del angelito: ¡que ya no son moros, que son cristianos! haciendo que el cura se quedase pasmao ante tal ocurrencia. Pues bien…¡Que ya no son moras que son cristianas! digo yo ahora siguiendo la tradición de mi abuela ¡ay si levantara la cabeza! las nenas tienen dos y tres años, algo creciditas para la pila, pero es que había que esperar a uno de los padrinos que llegaba de Taiwán. Se portaron¡vive Dios! que se portaron, no se echaron a llorar ante ese señor vestido ¿con chilaba?¡ja, ja, ja! no se me había ocurrido nunca esa similitud. Pues bien ni lloraron, ni tampoco le dieron el taponazo a la concha bautismal, cosa que nos temíamos ante el genio de Leyre, la más pequeña ¡no señor! dejaron que el agua bendita corriera por sus rubias cabezas, e incluso se rieron ¡estas son mis chicas!. Y ese rito que había que cumplir lo cumplimos, como también lo hicimos con la bella Sara al cumplir sus “86”. Sopló como nadie la vela de”no cumpleaños”, porque dice que se niega en redondo a llevar más a sus espaldas. Con deciros que el otro día le dijo a los muchachos que le estaban arreglando una avería en el cuarto de baño, que tenia “79”, y se quedó tan pancha ¡Ay “bella Sara, bella Sara”! nos vas a enterrar a todos con tantas fuerzas como te da el Señor ¡tanta le pides que no dejas para nadie más ¡ja, ja, ja! La lotería, si la tienes repartida, si algún dia te tocara, eso ya lo se, pero lo que son las fuerzas…¡agoniosa! pues tu verás porque como la chacha Paca,una servidora, se descuajeringue lo tienes claro ¡ja, ja, ja! Y tras esos momentos imborrables que vienen a ocupar un lugar en ese ya tan atestado archivador del corazón, viví otros menos agradables como las horas que pasé en el Clínico de Valencia con el rollo de las pruebas para mi encuentro con el el quirófano por cuarta vez. No os voy a mentir, una tiene su miedo…mucho diría yo, y es que la experiencia de mi última danza húngara por esos quirófanos del diablo, me tiene agobiadita, aunque se que la mano de mi otorrino preferido la seguirá guiando el buen Dios. Tengo miedo si…pero debo dominarlo porque no hay mas “bemoles”, y eso quiere decir que soy valiente ¿no es cierto? ¿No dicen que la valentía consiste en saber dominar el miedo?pues como no hay mas co….¡tira pa lante Gudea! que no se diga, porque tu siempre has sido chiquitita pero matona, así que cuando llegue el toro, lo agarras bien por los cuernos, para que pegue la cornada al aire, que como es etéreo e intangible, pues la cornada se clavará en la nada ¡tira pa lante Gudea! que empieza la cuentas atrás.

  6 Responses to “Y… empieza la cuenta atrás”

  1. Pero qué alegría verte por aquí de nuevo. Preciosas tus chicas, y tú palante, que de los cobardes nuncas se escribió nada.
    Cuando hayas salido y por fin te hayas quitado de encima el ocupa, tu neurona tiene que contarnos de pe a pa la narración de los hechos.
    Un fuerte abrazo.

  2. ¡ENHORABUENA! Me alegro que tus moritas, pasasen a cristianizarse (aunque el cura tuviese que coger una escalera para echarles el agua). Felicidades a la Bella Sara (la que no cumple años, como Peter Pan).Y a ti, pelea Gudea, que eres todo un hembro (es decir una mujer con dos cojones), a bloggear, perder móviles en las áreas de servicio y a pasear a toda la prole por medio mundo.
    Besote con proyección de buenos deseos incluido.

  3. Querida señora Varech, no le quepa la menor duda de que si aún estoy por estos lares, que estaré si D. q. porque la chacha Paca hace mucha falta, se lo relataré de pe a pá en este blog.
    Un besote, amiga.

    La Ratita Presumida

  4. Deberían asignarle un sillón en la RAE, señor Jonsu Elportasandalias, porque tiene usted cada palabreja…¡ja, ja, ja! Bueno pues…siga, siga usted ilustrandome.
    Un abrazo.

    Gudeita

  5. Que no se te olvide nunca de cuidarte…piense que esas preciosas "rubias moras" te esperan y todos los demás…si necesitas una mano, yo tengo dos…pero, estoy segura que no te va a hacer falta…Besos y al toro!

  6. Me da mucha alegria verla por aquí, señora Malanga. Yo hace un tiempo que no paso por su estupendo blog, y si lo he hecho alguna vez ha sido como el viento, por causas ajenas a mi voluntad; ya sabe que soy la numberone, esta palabreja me la han "soplao",de esos maravillosos videos que nos cuelga y de esa música que nos hace soñar.
    Un beso.

    Nina Gaviota

    P.D. Le agradezco que me preste sus manos, pero es que una vez en el quirófano tendré tres sobre mi maltrecha nariz, así que creo que ya no caben más. Je, je, je…ahora fuera bromas. Se que cuento con su apoyo, y que cuando llegue el dia su fuerza mental pondrá su granito de arena.Gracias por ello.

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>