Dic 122015
 

IMG_6451

Papel en blanco…
Y estoy en blanco, a pesar de que llevo un rato haciendo lo imposible, para que esa neurona mia se digne a dejar en este post algo que merezca la pena, pero no hay manera de que me escuche la muy tuna, que se ha desperezado en el colchón de neuronas dormidas, de este más que trasteado cerebro mio. Y me lo merezco, no creáis, por esas noches sin dormir con tanta tecla y tanta palabrería, que ahora se ha rebelado  contra mis deseos de seguir “vomitando palabras”.
Palabras buenas, malas bellas, tristes, dulces, tiernas, airadas… Palabras y palabras;siempre palabras que llenan o dejan indiferentes, que hacen soñar, imaginar, o enamorar… Palabras a tiempo y a destiempo. Palabras con faltas de ortografía unas veces por ignorancia, otras por olvido y alguna que otra por ir contracorriente, para que lo voy a negar. Palabras atropelladas a toque de neurona, a flor de sentimiento, a ras de  labios. Palabras, palabras, palabras escapándose en la noche a traves de la ventana, como una Campanilla de cartón piedra sin su Peter Pan…. Y a falta de palabras una va haciendo acopio de frases tan manidas como, un general sin medallas, un cura sin sotana, una chacha sin soldado, un jardín sin flores… y así voy llenando este post insulso y desganado que hoy me ha dado por escribir.
Hoy no hay luna con lucero a traves de la ventana, ni pareja humana en el banco de la plaza del otro otro lado de la calle. Solo un perro solitario husmeando aquí y allá. No se ven ni las estrellas, por no tener escaleras ni vidrieras; las nubes del firmamento ¡Que aburrimiento por Dios! Una grúa con su bloque de hormigón, enganchado a sus garras de metal, es lo que recorta el cielo y en la calle cuatro obreros comiéndose con los ojos a un pivón con leggins negros y piel de melocotón…
Y sigo en blanco y miro a mi alrededor. El viejo flexo, compañero de ideas y confidencias; de noches y desvelos hasta el amanecer, sigue alumbrando el teclado en el que vuelan mis manos y a las que una no puede retener, o no quiere retener…
Y sigo en blanco.
Y tu recuerdo y el mio.
Y tu silencio y el mio.
Y tu deseo…
Y yo y tú,
y tú y yo.
Tan poco ha sido lo nuestro,
tan vacío y desganado,
que lo he “plantao”en un cartón de una docena de huevos,
con su tierrecita encima bajo el cenador,amor.
Y cuando llegue la primavera lo he de saber.
Y cuando llegue la primavera lo has de saber.
Y lo sabremos tú y yo,
y “el cartón de una docena”,
si ha florecido el deseo,
o se ha fundido en los días de lluvia y nieve,
de viento y frio.
Y ven a jugar conmigo al ¡Corre que te quiero!
Y ven a bailar conmigo sobre la nieve helada.
Y ven abrázame toda, sobre yerba mojada.
Y ven, vamos a la playa a que nos envuelva la luna dorada.
Y ven…
Y un cartón de una docena…
Con su tierrecita encima,
bajo el cenador ,amor…
Y tu recuerdo y el mio…
¡Y sigo en blanco!
Y en el trastero,
en donde guardo el olvido de tu amor en una lata vacía de tomate,
una chincheta aprisiona en la pared la nota que dejaste en la cocina,
con un:”no puedo”, “lo siento”.
¡Y sigo en blanco!
Y es que no tengo más ganas de teclear sin sentido.
¡Y es que me faltan palabras!

 

 

 

  2 Responses to “Y estoy en blanco…”

  1. Querida escritora,…qué te puedo decir?….si así escribes cuando tu neurona está en blanco….¿cómo escribirás cuando no lo está?…..pero yo lo sé bien…sé bien cómo escribes….¿cómo no habría de saberlo, si me encanta visitar La Isla de las Orquídeas?……Un gran abrazo.

    • Querida Martha Elba,solo por gente como tú, merece la pena dejar que mis manos vuelen por el teclado.
      Un abrazo grande,grande en la distancia larga.
      ¡Muak!

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>