Abr 132012
 

Siempre estuve en “La Isla” sentada en el zaguán…

Hace tiempo que no escribo nada; no he podido. Hace tiempo que no descanso los dedos en estas teclas, las teclas de mi ordenador. Hace tiempo que crees que te eché al saco del olvido, al cubo de la basura, o entre unas matas de mala hierba de esas que invaden mi acera, aunque una se empeñe en hacerlas desaparecer. Hace tiempo que no dejo aquí aquello que siento, que invento, o que vivo. De esto hace algún tiempo… Pero yo sé que tú, aunque yo no esté, sigues asomandote a la “Isla” esperando paciente,como se espera a los amigos y a los seres más queridos, a que vuelva a recalar en ella. Pero amig@ nunca me fui. Siempre estuve sentada en el escalón del zaguán, aspirando la brisa del mar envuelta en sal, con una taza de té en una mano y la otra garabateando en un pedazo de papel, trazos inconexos mientras pensaba en tí. Si en tí que ahora me estás leyendo.Y pensaba en como serías realmente, que sentimientos anidarían en tu corazón y que pensamientos cruzarán por tu mente…
Con una taza de té en una mano y la brisa del mar envuelta en sal, neurona y corazón desean saber de tí…
Con una taza de té en una mano, sentada en zaguán de esa isla de ilusión, mis ojos se entornan a falta de gafas y lentillas para ver si te veo, con la venia del sol; de ese sol remolón que nunca quiere irse a dormir, también por si apareces. Por miedo a que la luna, que es dama de noche, se encapriche de ti.Y ya ves, una solo te espera para charlar contigo, para leer tus ojos, para darte un abrazo que te caliente el alma y si quieres, un beso; si tu quieres, por eso de que lleva la luz al corazón.
Aferro entre mis manos la taza de ese té de la concordia, que aún está caliente, y brindo por tu vida y por la mia aunque no reconozcamos las colonias, ni la tuya, ni la mia.
He cogido una flor de mi jardín, de petunias y prímulas, de orquideas y jazmines de invierno y de Brasil, y la he lanzado al agua con una corta nota dentro de una botella de “ron añejo”, según dice la etiqueta, a ver si llega hasta ti  ¡Que qué dice la nota? Solo: “buscame en La Isla”. “No te olvides de mí”.
Y hace tiempo que no escribo nada y el culpable no es otro que el tiempo que, desde hace tiempo, no quiere prestarme parte de su tiempo. Creo que se lo ha dado a la luna para que alargue la noche y así le haga la puñeta al sol.
Y desde hace tiempo…
Siempre estuve sentada en el zaguán con una taza de té en una mano y la otra garabateando ¡Tú nombre!
Y siempre estuve en “La Isla” y alguna vez pensé en tí…
Y he cogido una flor de mi jardín…
Y una botella de ron añejo…
Y tus ojos y los mios…
Y la luz del beso que llega al corazón…
Y de ese abrazo que al alma da calor…
Y siempre estuve.

 

https://vimeo.com/122934557

  4 Responses to “Y siempre estuve en la “Isla”…”

  1. Es un verdadero placer recalar en La Isla, y darle permiso al alma de que salga a pasear un poco,…..ay, Gudea, como siempre, tocas fibras y llenas el corazón de calidez……muchísimas gracias por ese te de la concordia tan delicioso. Un abrazo.

  2. ¡Pero qué precioso texto!…..es un verdadero placer entrar en La Isla y ponerse una a leer todo lo que ahí nos regalas,,….muchísimas gracias por ese té de la concordia tan delicioso…..Un abrazo.

  3. ¡Pero que precioso texto!…..es un verdadero placer entrar en La Isla y leer todo lo que ahí nos regalas…..muchísimas gracias por ese te de la concordia tan delicioso…..Un abrazo.

    • ¡Ja,ja,ja! Me estoy riendo,querida Martha, porque no se con cual de los cuatro comentaerios quedarme ¡Todos diferentes! Así que los lanzo todos!!!
      MUAK!

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>