Oct 062010
 



De todos es sabido, el ejemplo de tolerancia espiritual, que el pueblo hindú ha transmitido al mundo, y no me estoy refiriendo a ese fenómeno de la paz que fue, y sigue siendo por el legado que dejó entre nosotros: Mahatma Gandhi. No. Estoy hablando de los millones de seres que forman parte de la raza humana. Ellos son hoy por hoy, y desde siempre, los “casi”más humanos entre los humanos, por ese respeto que tienen a los entresijos del alma que tod@s llevamos como compañera de viaje, en esta aventura de la vida que nos toca vivir. Creo que si hay una comunidad de creyentes a quien Dios tiene que abrirle las puertas del cielo para que entren “a saco, haciendo la vista gorda” por eso del “casi”.Es precisamente a la comunidad hindú.Antes de seguir con mis reflexiones, decirte Dios, que no es que una quiera enmendarte la plana ni explicarte lo que debes o no hacer, puesto que tu de eso sabes más que para eso eres Dios. Yo solo doy ideas¿vale? como cualquier coleguilla. A mi me admira ese afán algo fatalista, por mejorar el Karma que llevan con ellos para llegar, tras un largo “sansara” -cadena de muerte y renacimiento, -a alcanzar la liberación final del Karma- mokhsa. Y es que alma que por fin llega al final del camino tras recorrer esa rueda de acciones y reacciones que tantas fatigas le ha hecho pasar, y de la que solo ella es responsable por las consecuencias de sus actos, solo busca la paz eterna, sin pararse a pensar si este Credo es mejor o peor que el suyo.
Sois digno ejemplo de lo que debe ser el respeto a las más profundas convicciones del ser humano, sintiéndoos parte integrante de ellas, hasta el punto de que no tenéis reparos en colocar en los lugares de oración la imagen de un Cristo crucificado, o la talla de una Virgen de África, porque todo es sagrado para vosotros, con lo cual: todos los caminos conducen a “Roma”. Y eso está muy bien pero faltaría a la verdad;a mi verdad,si no – y con toda humildad de la que puedo ser capaz-, os dijera que os queda ese “casi”para ser al cien por cien un solo Mahatma. Y es que no puedo comprender como un pueblo con esa capacidad de amar el alma humana, puede ser tan cruel con los últimos de la fila; estoy hablando de los “intocables”, de esa discriminación al pobre paria, que aunque algo ha mejorado su vida aún sigue siendo una cruz. E insisto,no entiendo como un pueblo que alcanzó la independencia, y por lo tanto su libertad, tan solo con la consigna de “brazos caídos”enarbolada por la figura de aquel pequeño gran hombre que fue Mahatma. Aprisione el alma de la casta más baja con el látigo de la discriminación.
Ya lo dijo Mahatma Gandi: …………….No es correcto que la religión justifique algo tan inhumano e incoherente con la no violencia, la convivencia pacífica, y la tolerancia.
Este es, si se me permite decirlo, el “casi “que os falta.
Ayer estuve en una misa de difuntos. Falleció tras una larga enfermedad, la madre de una buena amiga mía. Y falleció en la India, a donde quiso ir a terminar ese ciclo evolutivo en el que creyó toda su vida. Ayer en la Virgen de África abracé con toda mi “alma”a Minu, y recé ante Dios nuestro Señor por el “alma” de su madre, que espero y deseo firmemente que haya llegado al final de ese ciclo en el que creen.
Un beso Minu


  2 Responses to “Y todos los caminos conducen a Roma.”

  1. muy bonito, besitos de tu vecina del 4º. marilo

  2. ¡Ja, ja, ja! me ha tirado usted por tierra, en un visto y no visto la profunda reflexión que mi "yo" interior ha tenido toda la tarde ¡ja, ja, ja! "muy bonito" ¡Es usted tremenda, señorita Mariló! Bueno, me alegro de que al menos la entretuvise un rato. Por cierto ¿ya pasó usted por las pestañas del angulo superior derecho?
    Un abrazo.
    La Del Tercero

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>