Ago 032011
 



Y me ha venido a la memoria…un corazón de chicle Bazooka y hormigas rojas. Y un tubo de smarties con las grajeas de chocolate desvaídas de tanto contarlas,sobarlas, chuparlas y vuelta a chupar, en la litera de abajo de un barco mercante rumbo a “la Guinea”.Un batintín sonando al fondo del pasillo anunciando el té de las cinco, con bollos y mermelada. Un salón comedor  de arañas iluminadas, y manteles blancos y amplias servilletas. Unos cubiertos de alpaca, y una niña sentada en una mesa redonda y vacía de almas por un “marejado mar”. Un camarero con chaquetilla blanca y botones dorados que mira a la nena extrañado de verla tan sola en la mesa de blanco mantel y cubiertos de alpaca. Un aroma a té de  Ceilan que vierte el hombre de la chaquetilla blanca y botones dorados en la taza de la chiquilla:es un te ambarino de fuerte sabor y aroma penetrante, que a la niña no le gusta nada;lo refleja la mueca dibujada en su cara al probarlo por sentirse observada, porque a ella lo que le gustan son los bollos de piel morena y corazón blanco, horneados en las cocinas del buque, y esa mermelada y esa mantequilla que alguien ha puesto en pequeñas bandejas de cristal.Y la boca casi al ras de la mesa, y los brazos extendidos como cañas de pescar, en busca de un bollo. Y el peso del cuchillo, y la labor de extender la mantequilla y untar la mermelada sin manchar el mantel. Un bandazo a estribor y otro a babor y al fondo del salón,tras la ventana, el horizonte parece confundirse con el mar, y en el gran comedor un par de pasajeros y la niña, que mira asombrada la extraña silueta que el té de Ceilán ha dejado en el mantel.
Y uno y dos y tres y cuatro y cinco y seis… Un deshacer el camino andado contando escalones alfombrados. Una irresistible tentación de tocar el dorado bronce de las barras que sujetan la alfombra en cada escalón,porque huele a limpia metales y a ella le gusta ese olor más que el del té de Ceilán.Un dejarse llevar por los pasillos solitarios a golpe de proa a popa y de hincar el tajamar ese barco de bodega llena de de yuca,madera,café; de coco y cacao.Un:Toc,toc,toc “soy yo papá”…Un abrir de puerta, unos brazos fuertes…Un beso…un mi nena ¿Donde estabas niña? Una sonrisa, un pellizco en el moflete y un contestar con desparpajo:”tomando el té”. Una hermana jugando con muñecas y una madre mareada en la litera.
Y un buscar en su caja de tesoros una pelota de chicle Bazooka a medio mascar a la que hay que revisar antes de “volverla” a la boca:-“”En el barco no hay hormigas””…-murmura al recordar el sabor de aquel chicle comido de hormigas que una vez escondió en una copa dentro del aparador.
Y un magreo del chicle, y un formar un corazón:-“le faltan las hormigas rojas”- dice riendo.
-¿Qe dices Gelinda?-pregunta su padre desde la litera de arriba,dejando a un lado “Servidumbre humana”.
-¡Que aquí no hay hormigas!
-No…no he visto ninguna
-¿Porque no saben nadar?
– Porque no hay salvavidas para ellas.
Y la niña se ríe, y el padre también. mientras su madre intenta olvidar el mareo y la hermana se pierde entre cuentos de “Florita”.
Y un barco sin salvavidas para hormigas…
Y el té de las cinco..
Y un corazón de chicle Bazooka y hormigas rojas…

  10 Responses to “Y un corazón de chicle Bazooka y hormigas rojas…”

  1. De lujo aquellos juegos infantiles en aquellas largas travesías de la colonia a la metrópoli o viceversa se quedaron en la memoria o el disco duro para siempre. Buena travesia…

  2. Se quedaron en la memoria, en el disco duro, en el aire… y como dice el catecismo:"en todo lugar".
    Beso.

    Nina Gaviota

  3. Que acto de generosidad el transportarnos contigo en ese barco…por un momento he creído que estaba sentada contigo observándote untar ese bollo con la mantequilla. Que aventuras mas hermosas y que linda forma de recordarlas…Como siempre, me transportas a lugares maravillosos. Gracias y la próxima vez…no estaría mal fabricar algún barquito para hormigas rojas (los flotadores son mas complicados). Un beso de tu amiga de la extraña comunidad de vecinos.
    ROSA Mª

  4. Si he logrado que vieras y sientieras algo de lo que aquí he dejado escrito: me doy por satisfecha.
    Una abraÇada.

    El niño con el pijama de rayas

    P.D. las ormigas rojas se comian mi chicle Bazooka, y yo sin querer me las comí a ellas ¡¡¡horroroso su sabor!!! Pero bueno esa es otra historia ¡Ja, ja, ja!

  5. jajajajajaja….he sentido porque me he transportado, y eso lo has logrado tu ! Y ahora ya no sé si firmar con mi nombre o con el niño del pijama de rayas (nos vamos a liar otra vez….jajajajajaja). Un petó molt fort tieta !!!

  6. Mejor sigue con:"tu amiga de la extraña comunidad de vecinos"
    Un altre per a tu amiga.

    El niño con el pijama de rayas…o Gudea de Lagash

  7. gracias, gracias, gracias……
    casi qeu se me habian olvidado aquellos viajes, en el “poetarola”, el “domine” el “ciudad de todas las ciudades…….” aquellas olores a brea, a limpiador de metales , como dices tu, a sal, y aquellos camareros tan blancos de chaquetas y tan estirados, tan buenos y que nos daban bombones y chocolatinas entre comida y comida, aquellas mesas que se levantaban los bordes para que no se calleran los platos, y aquel jugar y jugar, correr y correr por los pasillos, entre servicio y servicio……..me has transportado a mi infancia y nunca te lo agradecere bastante, de verdad, pero dejame que te lo agradezca un poquito.
    que feliz infancia tuvimos en africa, en aquellos barcos, en aquel clima, como los ninos en el paraiso, que maravillosa infancia que ha asentado los pilares del resto de nuestra vida en el agradecimiento , el amor y la alegria……….un beso amiga.

    • Gracias a ti Marisol por esas palabras aquí dejadas con el corazón. Si he conseguido hacerte feliz, y transportarte hasta aquel mundo de cuento de hadas, soy inmensamente feliz.
      Un abrazo fuerte en la distancia

      Gudea de Lagash

  8. Siempre suelo tirarme una media hora diaria leyendo este blog, con mi taza de cafe, felicidades por este sitio =)

    • Gracias “abogado de Madrid”, por recalar en “La Isla” . Todo un placer saber que este rincón le deja huella.
      Gudea de LAgash

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>